B E N D U E Ñ O S

Lugar de la parroquia de Herías (Lena, perteneciente al concejo y partido judicial de Lena. En la Edad Media era una de las Rutas Jacobeas de León a Santiago pasando por Oviedo, y dentro de este itinerario una de las entradas sé hacia por el Puerto de Pinos, Telledo, San Antolín de Sotiello, y el Santuario de Bendueños. Varias viviendas y cuadras conservan la estructura rural en piedra vista debido al relativo aislamiento hasta la llegada de la carretera. Siguen residiendo en Bendueños varias familias, bien como residencia habitual, bien en explotaciones ganaderas. La estructura del Santuario de la Virgen de Bendueños, tiene sucesivos añadidos desde épocas medievales, a parte de un pequeño y muy rustico recinto llamado Camerín.



Un par de vierias talladas en las ventanas colaterales del camerín, y unas pinturas interiores ya muy deterioradas, completan la larga tradición de creencias populares por parte de muchos ofrecíos y ofrecías a la Virgen de Bendueños, que por la fiesta caminaban desde muchos pueblos descalzos y con escapularios, dispuestos a cumplir la promesa hecha para sí o para algún familiar.

El origen del nombre y del lugar estaría en el teónimo galo Vindos, latinizado en Vindonnuns o Apollo Vindonnuns, estudiado por Martín Sevilla. El hecho de que sobre Bendueños se encuentre la Penasca Xuviles (lat. Iutiter, Iovis “el padre de los dioses”), peña muy respetada porque atrae los rayos en las tormentas.  Actualmente existe un albergue de montaña en edificio de piedra, frente a la entrada principal del Santuario, que los lugareños llaman “la casa de los frailes”.

Esta a 620 metros de altitud, y a 7,7 kilómetros de la capital municipal, Pola de Lena. La estación e ferrocarril mas cercana es Campomanes. Es la patrona de Lena. En las primeras Rutas Jacobeas, era famoso el Santuario de Bendueños y se cantaba esta copla:

En Quirós la Virgen de Alba,
en Lena la de Bendueños,
y en el concejo de Riosa,
la Virgen de los Remedios.

LA VOZ "BENDUEÑOS".
Otros nombres de lugar se atribuyen al paso de tribus indoeuropeas por estos montes. Es el caso de Bendueños, nombre atribuido al galo (un teónimo). De hecho, los montes Vindya, en la India central, se extienden desde el golfo de Cambay hasta las llanuras del Ganges. En paralela coincidencia, el geógrafo Ptolomeo nombra el monte Vindio en las montañas que dividen Asturias de León, entre el Bierzo y el Pisuerga .

De modo que el nombre es anterior a los romanos, tal vez paralelo al otro romanizado Ubiña (preind. *alb-, 'altura, monte' ), por confusión o intercambio con albinea (lat. albus, 'blanco') .

Entre Vindonnus y Bendueños

El hecho de que Bendueños procediera de Vindonnus en nominativo, según Martín Sevilla , se debería a la condición de nombre propio ajeno a la lengua de los hablantes latinos; todavía en los documentos medievales, aparece como Uendonios, con grafía (U,V) y vocal tónica /4/ sin diptongar.

Para el citado autor, el teónimo Vindonnus aparece como epíteto del dios Apolo en inscripciones latinas localizadas en territorio francés, en antiguos asentamientos del pueblo galo. De este modo, pudo ser el nombre de una divinidad consagrada a curar enfermedades.

Etimológicamente, la voz estaría en relación con el adjetivo galo vindos ('blanco'), motivado sobre el dios solar, posteriormente cristianizado en un santuario (ind. vindos + lat. d4m(0)nus, 'señor, dueño'). La etimología de la voz ('el dios blanco, el sol') se prolongaba -y, en parte, se prolonga-, en la arraigada creencia de los peregrinos que acudían al santuario a invocar ayuda para enfermedades propias y ajenas. Algunos mayores ofrecían también animales en previsión y en pago por la gracia solicitada. Todo ello, en una evidente cristianizació